Condiciones Virus de la inmunodeficiencia humana

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) es una condición en la que el cuerpo tiene menos posibilidades de combatir infecciones serias y potencialmente mortales. Proviene, con el paso del tiempo, del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Al quedar infectado un individuo con VIH, el virus comienza a atacar y a dañar ciertas partes del sistema inmunológico. Esto resulta problemático ya que el sistema inmunológico es la protección que tiene el cuerpo contra gérmenes invasores. Con el tiempo, esto puede llevar a un sistema inmunológico severamente comprometido (inmunodeficiencia) que lleva el nombre de SIDA. Los bebés que padecen VIH/SIDA suelen contraer infecciones y ciertos tipos de cáncer que un sistema inmunológico sano normalmente combatiría exitosamente.

No todos los individuos con VIH padecen el SIDA. En realidad, algunos individuos infectados con VIH pueden aparentar estar sanos durante años antes de desarrollar el SIDA. Aunque actualmente no existe una cura para el VIH, sí existen medicamentos para ayudar a prevenir o retrasar el avance de la enfermedad. La identificación temprana mediante la evaluación de recién nacidos y el tratamiento correcto podrán permitir que algunos bebés con VIH/SIDA lleven una vida más larga y más sana.

Tipo de condición

Otros trastornos

Frecuencia

En los Estados Unidos, cada año de 6.000 a 7.000 mujeres infectadas con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) dan a luz. Si estas mujeres no reciben el tratamiento correcto durante el embarazo o durante el periodo neonatal, el 25% traspasará el virus a su bebé. Entre 100 y 200 recién nacidos en los Estados Unidos quedan infectados por el VIH cada año debido a la transferencia entre madre e hijo/a.

También se conoce como

  • HIV
  • Human immunodeficiency virus (en Inglés)
  • VIH

Pruebas de seguimiento

Si usted está embarazada, es probable que su médico le realice una prueba del VIH, el virus que causa el SIDA. Si su resultado sale positivo para VIH/SIDA, usted recibirá de inmediato tratamiento para mejorar su salud y reducir el riesgo de traspasarle la infección a su bebé.

Si la evaluación de recién nacidos para VIH/SIDA de su bebé resultó positiva, el médico de su bebé o el programa estatal de evaluaciones de recién nacidos se comunicará con usted para concertar pruebas de seguimiento para su bebé. Durante la prueba de evaluación de recién nacidos, se revisó la gota de sangre seca de su bebé para identificar anticuerpos del VIH, que son las proteínas que genera el cuerpo cuando se expone a una infección. Si están presentes los anticuerpos del VIH, significa que la madre padece VIH/SIDA y que el bebé ha sido expuesto al VIH. No todos los bebés expuestos al VIH/SIDA desarrollan la condición. No obstante, es muy importante que usted vaya a su cita de seguimiento para que se realice la prueba de confirmación.

Las pruebas de seguimiento incluirán una nueva revisión de la sangre de su bebé para identificar el ADN y ARN del VIH (el material genético del virus). Las pruebas se realizarán entre los 14 a 21 días de nacimiento, el primer y segundo mes de edad y el cuarto y sexto mes de edad. Es posible que el médico de su bebé también realice una prueba de sangre para buscar los anticuerpos de VIH cuando su bebé tenga entre 12 y 16 meses de edad.

Sobre Virus de la inmunodeficiencia humana

Indicaciones tempranas

Las madres infectadas con el VIH normalmente no manifiestan ningún síntoma al menos que hubieran sido infectadas muy recientemente, o que tuvieran la infección durante mucho tiempo y haya avanzado al SIDA. Si usted fue infectada recientemente, puede que manifieste síntomas similares a los de un resfrío o la gripe. Si tiene SIDA, podrá tener una o más de las condiciones que definen el SIDA, como un cáncer muy poco común, infecciones fúngicas, infecciones bacteriales repetitivas y más. Haga clic aquí para ver una lista completa de condiciones que definen el SIDA (infecciones oportunistas). http://www.cdc.gov/osels/ph_surveillance/nndss/casedef/aids2008.htm#baby

Al nacer, la mayoría de los bebés que tienen el HIV aparentan estar sanos. No obstante, al no tratarse la condición, pueden desarrollarse indicaciones o síntomas a los dos o tres meses de edad. Las indicaciones tempranas de VIH incluyen:

  • Repetidas infecciones fúngicas bucales (candidiasis)
  • Dificultades con subir de peso
  • Los ganglios linfáticos agrandados
  • Problemas neurológicos
  • Múltiples infecciones bacteriales (por ejemplo – neumonía)
Tratamiento

 Si usted está infectada por el VIH, de inmediato le harán una terapia antirretroviral muy activa (HAART por sus siglas en inglés) para reducir la cantidad del virus presente en su sangre, mejorar su sistema inmunológico, y reducir el riesgo de traspasar la infección a su bebé. La HAART debe consistir de una combinación de tres drogas que usted debe tomar exactamente como se lo indica su proveedor de atención médica.

Es posible que el médico también recomiende que dé a luz por cesárea para reducir el riesgo de exponer al bebé al virus. También le podrá aconsejar sobre las potenciales condiciones que definen el SIDA (las infecciones oportunistas) que usted podrá desarrollar durante su embarazo, además de los medicamentos para tratar dichas condiciones, las maneras de prevenir traspasarle la infección a su bebé y otras recomendaciones médicas para usted y su bebé. La consejería también incluirá apoyo psicológico y servicios para las mujeres infectadas por el VIH que necesitan ayuda.

Medicamento

El tratamiento para los bebés que nacen de una madre infectada con el VIH normalmente es un medicamento llamado zidovudina (ZDP) inmediatamente después de nacer y durante las primeras seis semanas de vida. Este tratamiento reduce el riesgo de la transferencia del virus entre madre e hijo/a.

Si su bebé está infectado por el VIH, existen otros medicamentos para manejar el virus. Un régimen de medicamentos combinados llamado “terapia antirretroviral muy activa” (HAART por sus siglas en inglés) con frecuencia retrasa el avance del virus eficazmente y previene o reduce algunos de los síntomas. El proveedor de atención médica de su bebé también podrá recomendarle antibióticos para prevenir las infecciones que pueden surgir por el sistema inmunológico comprometido. Hay que monitorear de cerca los tratamientos de los bebés que tienen el VIH y ajustarlos de manera regular.

La modificación de las vacunas rutinarias

Los niños que tienen el sistema inmunológico comprometido no pueden recibir vacunas de virus vivos tales como la de sarampión-paperas-rubeola (MMR por sus siglas en inglés) ni varicela.

Se recomienda que los niños que tienen VIH/SIDA reciban una vacuna contra la gripe cada año, comenzando a los 6 meses de edad.

Resultados anticipados

Con la identificación temprana y el tratamiento correcto, muchos bebés infectados con VIH pueden disfrutar de vidas más largas y sanas. En realidad, muchos niños que reciben tratamiento temprano viven hasta la adultez. Es por esta razón que es tan importante la evaluación de recién nacidos.

Sin tratamiento, el VIH que afecta a los niños puede avanzar más rápidamente hacia el SIDA. Los niños que padecen SIDA corren el riesgo de contraer muchas complicaciones médicas y hasta de morir, ya que tienen menos posibilidades de combatir las infecciones serias y potencialmente mortales.

Causas

Nuestro sistema inmunológico está compuesto de células y proteínas especiales que nos protegen de los gérmenes y otras cosas en nuestro entorno que pueden causar enfermedades e infecciones. Un tipo de glóbulos blancos, llamados células T (linfocitos T), juega un papel muy importante en nuestro sistema inmunológico.

Los niños infectados con VIH tienen el sistema inmunológico debilitado porque el virus ataca y daña las células T, específicamente, lo cual reduce la capacidad que tiene el cuerpo de protegerse contra los gérmenes y combatir las infecciones. Al avanzar la condición, el número de células T se reduce a un nivel tan bajo que se considera el cuerpo “inmunodeficiente”. Esta etapa tardía de la infección de VIH se conoce como síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Los niños que padecen SIDA corren el riesgo de contraer infecciones potencialmente mortales, algunos tipos de cáncer, y sufrir el deterioro del sistema inmunológico.

El VIH se transmite mediante el contacto directo con la sangre o los fluidos corporales de una persona infectada con el virus. Si una madre se infecta del VIH antes o durante el embarazo, el virus lo puede traspasar al bebé durante la gestación, el alumbramiento o con la lactancia.

Apoyo para Virus de la inmunodeficiencia humana

Servicios de apoyo

Los grupos de apoyo pueden ayudar a vincular a las familias que tienen un hijo u otro familiar afectado con VIH/SIDA con una comunidad de personas con experiencia y conocimientos sobre el vivir con esta condición. Estas organizaciones ofrecen recursos para los individuos afectados y sus familias, al igual que para los proveedores de atención médica y los que abogan a su favor.

Elizabeth Glaser Pediatric AIDS Foundation

http://www.pedaids.org/

Family Ties Project

http://www.familytiesproject.org/

Aquí puede encontrar grupos de apoyo para el VIH/SIDA en su estado

http://www.thebody.com/index/hotlines/other.html

Acceso a la atención

Si usted está embarazada y cree que ha sido expuesta al VIH o no se ha sometido a pruebas del VIH todavía, comuníquese de inmediato con su médico para concertar una cita.

Si su bebé está infectado con el VIH, consulte con el proveedor de atención médica de su bebé para determinar los pasos a tomar para atenderlo. El médico de su bebé le ayudará con la coordinación de atención con un pediatra especializado en la atención del VIH/SIDA, quien le ayudará a monitorear las indicaciones y síntomas que manifieste su bebé y determinará el tratamiento necesario, si lo es, y qué tipo de tratamiento le beneficiará más a su bebé. Según las indicaciones y los síntomas que manifieste su bebé, el médico y el especialista en temas del VIH/SIDA podrán colaborar con otros recursos médicos en su comunidad.

Experiencias de familias

Por el momento, no hemos localizado ninguna historia familiar referente a esta condición en particular. Si la familia de usted está afectada por el VIH/SIDA y le gustaría compartir su historia, comuníquese con nosotros para que otras familias puedan aprender de su experiencia.

Fuentes

Back to top